Ingresar a mi Cuenta
Consultá tus
puntoseXtra!
Crimenes de la Calle Morgue,  los

Crimenes de la Calle Morgue, los

Editorial: Gz EditoresI.S.B.N : 9789871258208 Clasificación:Ficción y Literatura » Cuentos / Relatos » AntologiaFormato: LibrosDisponibilidad: Pedido especialPáginas:128Publicación:29/08/2008 | Idioma:Español
Ampliar imagen
Edgar Allan Poe nació en Boston en 1809 y murió en Baltimore en 1849.
Hijo de actores itinerantes, se quedó huérfano a los tres años. Considerado como el maestro del relato corto, es autor, entre otros, de los cuentos de misterio «La caída de la Casa Usher», «El pozo y el péndulo», «El corazón delator» y «El tonel de amontillado», y de los tres cuentos detectivescos protagonizados por C. Auguste Dupin que componen el presente volumen.
De su producción poética destacan: «El cuervo», «Las campanas», «La durmiente» o «Annabel Lee», convertidos en verdaderos clásicos. La causa de su muerte, a la edad de cuarenta años, es uno de los enigmas más inquietantes de la historia de la literatura.
Arthur Conan Doyle (1859-1930). Nació en Edimburgo, la capital escocesa y murió en Sussex, condado de Inglaterra. Estudió en Stonyhurst antes de ingresar en la Universidad de Edimburgo, donde siguió la carrera de medicina. Pertenecía a una familia de raigambre católica por eso su educación preuniversitaria la cumplió en un colegio jesuita. Luego de algunas prácticas y viajes por mar como médico de la marina mercante, Conan Doyle establece su consulta en Southsea. Con la práctica de la medicina despuntan aficiones y aptitudes científicas: el espíritu de observación, el análisis lógico y deductivo, la inclinación a comprobar los hechos sin apriorismos dogmáticos. Por ello cabe inferir que esta formación científica añadida a la humanística y puramente literaria tuvo gran influencia en los rasgos esenciales de sus más famosas criaturas de ficción: Sherlock Holmes y el profesor Challenger.
Cuentista notable y maestro de la lengua inglesa, Gilbert Keith Chesterton (1874-1936) fue además poeta, novelista, historiador y uno de los grandes polemistas de su tiempo. Estudió dibujo y pintura antes de dedicarse a las letras, hecho que se refleja en el carácter visual de su prosa. Se ha observado que sus personajes entran en escena como actores y que detrás de sus bromas siempre acecha un abismo inexplicable. La más famosa de sus novelas, El hombre que fue jueves, se subtitula Pesadilla. En 1911 apareció la primera entrega de sus cuentos del Padre Brown, un sacerdote-detective que resuelve casos policiales sin delatar al asesino. Esta extraordinaria saga lo convirtió en un escritor muy popular y marcó sus futuros trabajos. En 1922 pasó de la iglesia anglicana al catolicismo, lo que en Inglaterra equivale a la rebeldía; desde ese momento su labor crítica fue insoslayable en los debates de la época. Entre sus ensayos cabe destacar los dedicados a San Francisco, Santo Tomás, Browning, Stevenson, Dickens y Bernard Shaw, entre otros. Escribió asimismo una espléndida historia universal, El hombre eterno. Su obra supera los cien volúmenes. Casi en cada página puede encontrarse una sorpresa y un agrado. Franz Kafka dijo de él: "Chesterton es tan gracioso que se podría pensar que ha conocido a Dios".