Consultá tus puntos eXtra!
Escenas del delito Americano

Escenas del delito Americano

Favoritos
Editorial: SudamericanaI.S.B.N : 9789500758499 Clasificación:Ficción y Literatura » Novelas » ArgentinaFormato: LibrosDisponibilidad: Salida del depósito en 2 días hábilesPáginas:160Publicación:14/08/2017 | Idioma:Español
Ampliar imagen
Datos Principales
Solapa: Carlos Alberto "El Indio" Solari (Paraná, 1949) es el fundador junto con Skay Beilinson de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota. Fue un icono pionero de la escena contracultural del rock argentino; autor de algunas de las letras más apreciadas y discutidas de la música nacional. Serafín nació en 1976 en Pipinas provincia de Bs As y vive en General Roca, provincia de Río Negro. Es dibujante e historietista y participó en exposiciones colectivas e individuales. Colaboró con la revista Chochan, ilustró libros de relatos y publicó historietas en colectivo de la Patagonia. Es autor, junto con el guionista Matias Santellán, de Residuos Circulares, que ganó el Concurso Crack Bang Boom 3, y de Reparador de sueños, que ganó el Primer Premio Ñ de Historieta. Participó en radio antena libre con una columna sobre historieta y realizó dibujos secuenciales para las proyecciones animadas (motion) de los recitales de Indio Solari (Mendoza, Gualeguaychú, Mendoza). Matías Santellán (Mariano Moreno, Buenos Aires, 1981), estudió Psicología y Edición en la UBA y se formó con el guionista Diego Agrimbau. Reside actualmente en su ciudad natal donde trabaja en proyectos junto a distintos dibujantes. Publicó en varias revistas: Fierro, La Murciélaga, Sudestada o La duendes, entre otras. Juntos, Serafín y Santellán ganaron la primera edición del Premio Ñ de Historieta 2012, por su historieta futurista El reparador de sueños. En 2011 habían ganado con Residuos Circulares el Primer Premio del Crack Bang Boom, de Rosario. Integrante del jurado de Clarín que los premió en 2012, Sasturain destacó a El reparador por "la elección de un inusual tono lírico, intimista, adecuado a la hermosa historia menor de personajes sensibles sin vocación heroica", por su prosa poética y su gran poder de síntesis".Contratapa: «Con El delito americano invito a un juego sintáctico y gramatical que oculta con ambigüedades -a eso me dedico- el objetivo de enfrentar al lector con el sentido de un futuro atomizado y cruel, en el cual la ciencia ha dejado de robarle tiempo a la eternidad. Las palabras que lo describen flotan en libertad enfocando aquí y allá un mundo desarticulado y sin pretender la subversión ni el sabotaje del lenguaje reflexivo; más bien suspiran por esa posibilidad. Esta aventura psicotomimética forma parte de un cuerpo mayor que quizá mi pereza y un interés ajeno a mí me permitan algún día sacar a la luz.» Indio «El Peregrino llega a una casa de salud dirigida por un tal Semasendhi, en la que éste hospeda a un grupo de freaks notables de los primeros años 70. La idea de Semasendhi es ayudarlos a recuperarse del precio que el combate contra el sistema se ha cobrado sobre sus cuerpos y psiquis. Parte del 'tratamiento' consiste en someterlos a la Mental Grammar Sphere, una cámara que permite a los operarios de la clínica registrar los sueños de los pacientes. Lo que deslumbra al doctor es el hecho de que todos sus huéspedes sueñen exactamente lo mismo: visiones de un futuro muy próximo en el cual el imperio dominante cedió poder ante otros feudos. Rusia, México y una China convertida al cristianismo por obra de un sacerdote aficionado a la lisergia juegan el juego del poder. Argentina, Chile y Uruguay consiguen mantenerse apartadas del caos. Mientras, en el norte, Manhattan brilla como último bastión de la resistencia de la Nueva Roma. Por supuesto, existen sospechas sobre las verdaderas intenciones del doctor: no está claro si trabaja en beneficio de la Nueva Izquierda o les debe algo a esos neonazis con los que suele conversar en secreto.» Marcelo FiguerasSinopsis: La historieta con dibujos del artista Serafín que recrea parte de El delito americano, la novela distópica, aún inconclusa, mítica para sus seguidores, que el Indio Solari lleva años escribiendo.