Ingresar a mi Cuenta
Consultá tus
puntoseXtra!
A Jugar! Actividades para Enseñar Buenos

A Jugar! Actividades para Enseñar Buenos

Editorial: Debols!LloI.S.B.N : 9789875664326 Clasificación:Infantil y Juvenil » Didácticos » VariosFormato: LibrosDisponibilidad: Pedido especialPáginas:240Publicación:18/10/2008 | Idioma:Español
Ampliar imagen
Datos Principales
Solapa: Eduard Estivill es pediatra y neurofisiólogo, y director de la Unidad de Alteraciones del Sueño del Institut Dexeus de Barcelona. También es coordinador de las unidades del sueño del Hospital General de Catalunya y de la Clínica Incosol de Marbella. En su consulta reciben tratamiento todas las alteraciones del sueño, como el insomnio de niños y adultos, los ronquidos con o sin apneas (paradas respiratorias durante el sueño), los sonambulismos, los terrores nocturnos, el jet lag, la narcolepsia, etcétera. Es decir, se atiende a personas que no duermen, que duermen demasiado o bien que no dejan dormir. En su Unidad de Alteraciones del Sueño, de prestigio mundial, viene realizando un promedio de unas dos mil visitas al año, conjuntamente con sus colaboradores, Roberto Cilveti y Victoria de la Fuente. Además, todos ellos participan activamente en programas de investigación y ensayos clínicos de nuevos medicamentos, y ejercen una gran labor de difusión en los medios de comunicación sobre la patología del sueño. Eduard Estivill es coautor de varios libros de éxito sobre su especialidad. Yolanda Sáenz de Tejada (Huelva 1968) estudió diseño y estilismo y desde muy joven alternó la faceta de diseñadora con la de escritora (campo en el que ha obtenido numerosas menciones tanto en narrativa como en poesía). Muy interesada en los temas científicos de actualidad como la alimentación, el sueño y la sociología, colabora con empresas (laboratorios y restauración principalmente) que aplican la ciencia para conseguir una mayor calidad de vida así como un equilibrio en la salud (física y mental) en las personas. Es a raíz de tener dos hijas cuando investiga en el campo de la conducta infantil, aplicando el juego como herramienta para conseguir buenos hábitos en los niños. Buenos hábitos para alimentación, sueño, desarrollo emocional, integración social, valores humanos#Contratapa: A veces no solo les cuesta a los niños aprender buenos hábitos #en la alimentación, en el comportamiento, durante la noche, en la higiene, etc#, sino también a los adultos cuando llega la hora de educarlos. Perdemos la paciencia, no sabemos escuchar, no sabemos crear ilusión, olvidamos cómo comunicarles a nuestros hijos pequeños lo locamente que los queremos... y por desidia, resignación o aburrimiento no logramos ayudarles en la adquisición de una serie de pautas que les serán muy válidas durante toda la vida. Este libro pretende animarnos tanto a los adultos como a los niños en esta tarea conjunta: proporciona una serie de herramientas, en forma de juego, con las que haremos más llevaderas y participativas las pautas regulares con que el niño crecerá más confiado. Ahí van, como ejemplo, un truco y un juego: Comida. El niño aprenderá a valorarla como un placer si les traemos algo de comida a la vuelta de un viaje, algo pequeño o grande. Si les regalamos alimentos con la emoción con la que les traemos un juguete, comenzarán a ver la comida como un premio. Hay muchos ultramarinos que les gustan a los niños: el queso, las aceitunas, el jamón, las almendras.... Pipí por la noche. Este es un juego que se llama «La cinta que me guía». Con él aumentaremos la autoestima del niño además de fomentar su independencia. Preparemos el juego con un día de antelación, avisaremos al niño de que para el día siguiente le tenemos preparada una sorpresa y compraremos una cinta larga de su color favorito, que llegue desde la puerta de su habitación al cuarto de baño. Después de enseñarle el mecanismo del juego, el niño se levantará solo de la cama durante cinco días, nos llamará y seguirá la cinta hasta el baño, donde le estaremos esperando. Cuando termine, le felicitaremos. Al sexto día, le diremos que pasa a la segunda fase del juego, en la que ya no nos llamará porque en el baño le esperará un muñeco que le guste. Le preguntaremos entonces cuántos días cree necesarios para terminar